dilluns, 7 d’agost de 2017

Mes no hi eres - Sanzsoto

Muerte subita, acrílico/papel


Hoy estabas conmigo, pero no estabas
sin razón razonabas la impostura
por todos los que no están y un día estuvieron
campanas de cristal doy a los vientos

campanas vistas desde mi atalaya
donde el recuerdo mora y el olvido acecha
campanas que anunciaron nuevas vidas
campanas que sonaron por los muertos

En que lugar se guardan las palabras
En que momento las suplantó el silencio
en esa incertidumbre que es la vida
con la muerte que espera su momento

Hacia la muerte caminando todos
dejando atrás un mar de desaliento
de los que con sus prisas van dejando
olvidada la vida en el intento.


-Sanzsoto

7 comentaris:

  1. Un poema amb càrrega profunda, amb una arrel que s'arrossega dels dels temps primigenis fins al moment present, quan la realitat l'escriu una poeta clarivident.

    ResponElimina
  2. Gracias Olga, tal vez tan solo sea esa eterna búsqueda del paraíso perdido, la inmensa profundidad del silencio donde se comunican las almas.

    ResponElimina
  3. Olvidar la vida! Mientras la tenemos, y no poseemos otra cosa, obligada está la energia y la fuerza, el posicionarse, quemarse en el fuego que creemos. No hay otra. Lo demás, es muerte. Gran poema!

    ResponElimina
  4. Sílvia, me resulta difícil compartir esa visión de la misma, si bien el concepto de vida está intrínsecamente ligado a la muerte, (imposible el que pudiera existir la una sin la otra)... poder recorrer sus vericuetos es todo un privilegio que esta nos ofrece y en ese estar, pienso que lo poseemos todo.

    ResponElimina
  5. Carmeta, el darrer vers "olvidada la vida en el intento" em recorda allò que li atribueixen a John Lennon, però ves a saber si és d'ell o no, que diu que "la vida és allò que ens passa pel davant mentre ens dediquem a fer altres coses"... i potser ens oblidem de viure-la! (això últim ho dic jo)

    ResponElimina
  6. Eso seguro, aunque cada uno tiene el derecho a vivirla como quiera siempre que su comportamiento no recaiga para mal en los otros.

    ResponElimina
  7. me encanta la imagen de las campanas de cristal lanzadas al viento

    ResponElimina